El terremoto del pasado mes de marzo del 2011 de Tohoku y el tsunami asociado no fue el primer desastre natural de Japón. El país Japonés no está simplemente pensando en la reconstrucción, sino también en cambio. Repensar y mejorar lo que había antes, es el objetivo del ministro de agricultura japonés y para ello la construcción de una granja experimental totalmente robótica en una franja de tierras de cultivo inundadas por el tsunami.


Después de extraer la sal del suelo de la parcela de 600hectáreas, el plan del Ministerio de Agricultura insta a los tractores no tripulados a trabajar los campos iluminados por LEDs que mantendrá a raya a los insectos en lugar de usar pesticidas.
Los tractores robóticos acomodaran, plantaran, y tenderán el arroz, soya, trigo y diversas frutas y verduras que luego también serán cosechadas por sus robots.



La finca robótica, prevista en la prefectura de Miyagi a unos 200 kilómetros al norte de Tokio, es parte de un esfuerzo por encontrar formas más inteligentes para recuperar tierras de cultivo de Japón, unas 60.000 hectáreas fueron derribadas por el tsunami y se encontrara una eficiente manera de hacer uso de un espacio limitado agrícola de este país.


El mejor aprovechamiento de cada metro cuadrado de propiedades agrícolas es un imperativo japonés. A medida que aumenta la población mundial, aumentar el rendimiento por acre de espacio agrícola es cada vez más crucial.


Como tal, el “Dream Project”, como la iniciativa del robo finca que se conoce, será construido por socios como Panasonic, Hitachi, Fujitsu, NEC y Sharp. Empresas de tecnología que la mayoría de nosotros probablemente no las asociaría con la agricultura. Pero tal vez deberíamos empezar a pensar de esa manera y comenzar pensar en nuestro futuro no tan lejano.


Share:

Alta

Leave a Comment

Loading...