Es difícil ser un pirata en estos días. Frente a frente con los Navy SEALs y los cruceros equipados con misiles lo suficientemente fuertes como para derribar pequeñas embarcaciones piratas. Para empeorar aun más la vida del pirata, la Marina está llevando robots no tripulados. La Oficina de Investigación Naval tiene planes para dotar a su FireScout no tripulada, con cerebros electrónicos capaces de identificar las pequeñas embarcaciones generalmente usadas por los piratas.
Generalmente la visión computarizada de este tipo es bastante difícil, ya que el reconocimiento de objetos es una tarea meticulosa. Pero el FireScout caza piratas tendrán una pieza adicional de la tecnología de su lado: LIDAR. Este radar láser”  consta de la tecnología de pulsos de láser que rebota fuera de los objetos circundantes para hacer rápidamente y con precisión una imagen 3D de su entorno, incluso a distancia.



Estos exploradores estarán equipados con una base de datos de perfiles de embarcaciones utilizados por los piratas en lugares como el Cuerno de África, donde los piratas somalíes han sido vistos cada vez más a menudo con sus ataques a los buques comerciales.


Después de crear una representación con LIDAR de un barco en el agua, los FireScouts  rápidamente procesan la referencia de los parámetros de la imagen en 3D con aquellos en su base de datos. Si se determina que el barco en cuestión es una amenaza potencial de la piratería, se notificará a sus operadores humanos.

Eso significa que los FireScouts podrían ser desplegados en aguas muy transitadas y de forma autónoma mantener un puesto de observación para cualquier cosa sospechosa. Las primeras pruebas se llevaran a cabo frente a las costas de California este verano.


Share:

Alta

Leave a Comment

Loading...