En cualquier sentido  que se pueda entender que existe un “buen” misil, este sería el nuevo invento militar de Boeing. En lugar de un misil que destruye un objetivo (junto con todo lo cercano), los países han estado clamando por algo un poco más discreto: un arma que ataca a la electricidad, paralizando un destino sin daños colaterales.

La semana pasada, los ingenieros de Boeing probado CHAMP – (Counter-electronics High-powered Advanced Missile Project). En la primera prueba realizada en Utah, el misil pasó por encima de un edificio de dos pisos, y luego dejo sueltas las microondas de apague para una habitación estilo los 90’ lleno de computadoras. Las cámaras de televisión creadas para grabar la prueba fueron noqueadas, también, y seis más fueron alcanzados por misiles durante la prueba que duró una hora.
La gran desventaja de esto, por supuesto, es que hace batallas menos sucias, centrándose en el componente electrónico en lugar de la humana. Eso puede ser cierto, pero no significa necesariamente que la batalla terminara tan pronto como CHAMP se ponga en marcha. Como lo expresó la empresa Boeing en un comunicado:
“Esta tecnología marca una nueva era en la guerra moderna”, dijo Keith Coleman, gerente del programa CHAMP de Boeing Phantom Works. “En un futuro próximo, esta tecnología puede ser utilizada para hacer que los sistemas electrónicos y los datos de un enemigo sean inútiles, incluso antes de que las primeras tropas o aviones lleguen.”


Share:

Alta

Leave a Comment

Loading...