En agosto de este año, la tormenta tropical Isaac se movía hacia Nueva Orleans, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica experimento una pérdida de uno de sus robots prototipos con motor auto generado por oleaje. Este nuevo concepto era para hacer seguimiento a  tormentas. NOAA planea crear  toda una flota de estos robots seguimiento. El prototipo estaba en el agua al norte de Puerto Rico

en una misión de rutina cuando se encontró con Isaac, robando su robot y la oportunidad de NOAA de probar su cazador de tormentas robótico en una situación real. Esta semana, NOAA consiguió su segunda oportunidad.

NOAA desplegó un segundo cazador llamado Wave Glider Mercury en el Atlántico a principios de esta semana a unas 100 millas al este del Río Tom, Nueva Jersey, justo al lado delo que pronto seria devastado en las costas de Jersey. El mercurio se encontró con el huracán Sandy, streaming datos en tiempo real. En particular, el mercurio registró vientos de hasta 70 nudos (80 millas por hora) y una caída en la presión barométrica de más de 54,3 milibares, una vaguada a 946 milibares cuando Sandy estaba tocando tierra.
NOAA planea desplegar eventualmente flotas enteras de estos robots auto generadores, con partes móviles más rápidas (a partir de los robots modificados Emily) que puedan seguir el ritmo de una tormenta (los robots más lentos tienen la intención de posicionarse frente a una tormenta). Los datos que recojan servirán para ayudar a los meteorólogos a mejorar su comprensión de cómo las tormentas se desarrolla y los diferentes modelos creen que predecirán sus trayectorias e intensidades, y esperemos que con esto salvar vidas.

Fuente: Popular Science


Share:

Alta

Leave a Comment

Loading...